miércoles



Respirando lo que la ciudad ofrece como aire.
Revolviendo esquinas que doblan tan rápido.
(y se me va la calle pensando qué decir...)


"Le comenté: -Me entusiasman tus ojos.

Y ella dijo:-¿Te gustan solos o con rimel?

-Grandes, respondí sin dudar.

Y también sin dudar me los dejó en un plato y se fue a tientas.

Angel González".


A veces puede la ciudad del malamor sorprenderme.
El papel habita el bolsillo izquierdo. Todavía.

9 comentarios:

  1. El barco parte. El inmenso río la enfrenta con la muerte. Viaja mojándose entera, esquivando troncos, rocas y rápidos. Vacila un poco. Decide ir por la ruta difícil. Un error puede ser mortal. El barco se vuelca y la corriente arrastra a la hormiga hasta el fin del mundo o hasta la esquina (que es lo mismo).

    Eso pasa cuando el papel que habita tu bolsillo se convierte en un barquito. A veces puede sorprendernos la ciudad. Tus ojos me entusiasman con rimel y con miel.

    La hormiga aún se aferra con todas sus fuerzas a una ramita. Patalea y patalea para no hundirse. Tiene esperanzas. Todavía.


    Nacho (escribiendo tu nombre en la arena. Deseando que llegues para abrigarte esta noche).

    ResponderEliminar
  2. Anónimo23:02

    me muero de amor

    ResponderEliminar
  3. a veces la ciudad se vuelve ese cajoncito donde se desparramaron tooodas las cosas de valor que se nos fueron enrredando en el camino...
    y donde tenemos la certeza de que,al caminar x sus calles,de frenar en su esquinas,las podemos encontrar cada vez que nos lo propongamos... nunca se sabe...

    a veces ver taaaaaaaaaanta taaaaaaaanta gente que pasa sin sonreir ni saludar calidamente me hace sentir frìo,sòlo y vacìo...esperando x volver a ese lugar al que si siento "mi ciudad"... ese lugar que si sabe x que calles quiero ir... y a quien espero encontrar en cada esquina...y que suavemente como el viento del otoño... me arrastrarà como una hoja hasta tu puerta...donde me esperaràs càlida como una taza de cafè...


    bueno marianuchi... es lo que me salio del corazòn... no se si es bueno,pero sabràs entender...me acompaño de guitarra x que yo no se de cartas...
    lo sabes... te quiero como la cuñada que nunca tuve...y que ahora,sin buscàr, encontrè....
    me hace mucho bien hablar con vos ...

    cariños para ustèd y nachin =)


    ale...in RaInBoWs
    desde donde el sol se derrite como el helado de naranja de bahilo...

    ResponderEliminar
  4. pato16:53

    me muero de amor...

    ResponderEliminar
  5. Yo, por mi parte, a veces me confundo de bolsillo. Será cosa de buscar en el correcto, o agarrar a tientas lo que encuentres y probar; tal vez crecés, tal vez te hacés más pequeña, como Alicia.
    Qué lindo mar para perderse un rato (:

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:47

    ¿Me pregunta a dónde fue el secreto
    de irse por tanta puerta
    cerrada, alto el crepúsculo
    firme, la cara que
    sueña, sueña, sueña,
    sin importar lo que perdió?

    ResponderEliminar
  7. Qué hermoso.

    Cuántos ojos me habré llevado en mis bolsillos y sus dueños no se han dado cuenta. Ojos brillosos, ojos con lágrimas...
    Sigamos dejando la gente a tientas. Total, ver igual se puede.

    Siguen llegando buenas olas de ese mar.

    Saludos.

    Barba.

    P/D: Insisto, Weinbaum. Arme un blog con sus comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Nacho: Gracias por revertir mis letras de esa manera imprudente y bonita. Algún día iré a donde usted me espera. Y tendremos perros.

    Ale: La taza de café está siempre dispuesta a compartirse con usted. Un abrazo escrito con anteojos y sonrisa. =)

    Maga: Gracias por la visita. yo también me confundo de bolsillo. Los papeles guardados siempre me sorprenden. Sobre todo a los que los años les pesan y ya han cambiado de color.

    Don Rodrigo: Papeles y ojos abundan en mis bolsillos.
    A veces, andar a tientas resulta saludable (se puede escuchar mejor el mar) Un abrazo para usted.

    ResponderEliminar
  9. elcielorotoporlosárboles17:34

    sencillamente...hermosísimo. Gracias por ese regalo!

    ResponderEliminar

maréese un rato, maréese