sábado

La latencia de la acción




La latencia de la acción. Aquello que todavía no sucede, pero está allí, como río de fondo, corriendo. La latencia. Aquello para lo que he nacido y escribo. La luna negra de la latencia. El bajofondo de la vida. La certeza más allá de esta palabra. “El silencio desde donde la música es posible”. Lo que late, lo que nutre como hiedra que viste a mi espalda. El hidden track que me nombra despacio. Un sinfín de posibilidades cuánticas que ya están sucediendo en otra casa, igual a la mía. El suelo dorado que pisás. Las concurrencias. Lo que todavía no sé pero conozco. Los ojos llenos de gente.



La latencia por la que escribo. Lo latente. Ese minuto antes de una tormenta, o de una nueva vida, o de una explosión. Ese instante en el que sobreviene el olor hermoso de las lluvias y los alvéolos se llenan de verde aire. En el que las ciudades se paran con sus taxis llenos de gente a medio ir. En el que se ensordece todo y el suspenso te duele en la piel como duele el frío o el amor. Lo latente me convoca con la fuerza de los mares, de las norias y los barcos a escribir y a enviar lo que escribo en un mensaje de silencio, por si algún día lo escuchás al otro lado de la música.

1 comentario:

maréese un rato, maréese