jueves

suspendida

mejor que no
-pero los aires suspendidos son así de espesos-
me preguntaré siempre a la vera de cualquier camino
por la verdad de tu piel
siempre llegará el rayo
el fulgor, la corriente
a decirme que olés a verde a mar
a cuentas de perlas que no conozco
a cuerpo ciego en medio de la noche inflamada
el suspenso vendrá siempre
a recordarme que más allá seguís
con los ojos habitados, llenos, negros
que no hubo esquinas sincrónicas
que permitieran
guardar acaso
en la memoria de la sangre
una penumbra que no me dejaría ir
hacia una vida sin tu huella

1 comentario:

maréese un rato, maréese